Donde hoy nos rodeamos de acero y hormigón, antaño era una zona verde llena de vida salvaje.
Sin embargo, todo es un ciclo vital y como tal las conexiones han ido invadiendo los territorios para luego abandonarse al olvido y ser devorados de nuevo por la viva naturaleza que se impone incluso al más cruel obstáculo al que se pueda enfrentar la especie humana.
Subir